El Gobierno y la oposición cuestionaron a Biolcati

Por la inseguridad, había pedido "descabezar" al gobierno de Scioli
(0)
12 de diciembre de 2009  

Las polémicas declaraciones del titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati, quien anteayer llamó a "descabezar" al gobierno bonaerense de Daniel Scioli por su falta de respuestas ante la creciente ola de inseguridad, le cayeron como anillo al dedo al Gobierno para volver a tensar la relación con el campo. Biolcati lo había dicho en el acto organizado por la Mesa de Enlace, en Palermo, y sus expresiones no encontraron eco entre los representantes del agro.

Figuras relevantes de la administración kirchnerista, como el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y los ministros Amado Boudou (Economía) y Julián Domínguez (Agricultura), salieron a acusar de "golpista e insensato" al ruralista por sus declaraciones. El titular de la SRA sólo recibió una tibia defensa de su par de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, que habló "de una frase poco feliz", y críticas impiadosas de referentes de la oposición que participaron del masivo acto en el Rosedal de Palermo y que suelen apoyar las posturas de la Mesa de Enlace.

"Es un golpista hecho y derecho (...). Busca un golpe de facto tratando de buscar una salida a las cosas con su mejor cara de piedra y su accionar contrario al derecho", afirmó ayer Aníbal Fernández.

"Que tenga expresiones de estas características no me tiene que asombrar", agregó Fernández, en declaraciones radiales, y sostuvo que el titular de la SRA pretende "acelerar, como en los viejos tiempos, con color verde oliva y dando instrucciones con una marcha militar como música de fondo".

Con similar énfasis, el ministro de Economía, Amado Boudou, también cuestionó a Biolcati. "Es una vergüenza. Este tipo de reacciones están más emparentadas con la violencia y con crear un clima de crispación, y nosotros queremos gestionar, gobernar y seguir tomando medidas que nos permitan crecer", afirmó el titular de Hacienda.

"Por respeto a la Constitución y al Estado de Derecho, estas expresiones lastiman la memoria del pueblo argentino. Sus palabras lastiman la memoria del pueblo argentino", se quejó el ministro Domínguez, que hace poco más de dos meses asumió el Ministerio de Agricultura con la intención de mejorar los deteriorados vínculos entre la Casa Rosada y el agro.

Scioli fue muy escueto al hablar del tema con LA NACION: "Por lo que dijo lo cuestionaron sus pares, los dirigentes radicales. Esa respuesta tiene más valor por el bien de las instituciones y la democracia ante tanta irresponsabilidad".

De todos modos, el vicegobernador bonaerense, Alberto Balestrini, y el ministro de Desarrollo Social, Baldomero Alvarez de Oliveira, cuestionaron al presidente de la SRA.

"Se cree con derecho a desestabilizar, generar incertidumbre e inducir al desánimo. No quiere a la democracia. Es un golpista", dijo Balestrini. "Lo único que hace este señor es defender sus propios intereses, atentando contra el sistema democrático. Si quiere gobernar tendrá que presentarse en las próximas elecciones tal como lo establece la Constitución", dijo Alvarez de Oliveira.

Oposición enojada

Desde la oposición llegaron críticas directas, aunque los distintos referentes consultados hicieron hincapié en la supuesta intención del Gobierno de aprovechar estas declaraciones en su beneficio.

"Si reclamamos respeto del oficialismo a la oposición, tenemos que ser respetuosos con ellos. Estas declaraciones imprudentes no tienen nada que ver con el espíritu de diálogo que reclamamos y venimos sosteniendo", afirmó a LA NACION el diputado Ricardo Alfonsín (UCR-Buenos Aires).

Según el jefe del bloque macrista en la Cámara baja, Federico Pinedo (Pro-Capital), "lo de Biolcati fue una burrada. No se puede decir en una tribuna política lo mismo que uno podría decir en una tribuna de fútbol, viendo a Boca o a Independiente. No se le puede dar demasiada relevancia a una frase de tablón".

Para la diputada Patricia Bullrich (Coalición Cívica-Capital), "Biolcati tiene que saber medir las cosas que dice. Su intención fue, seguramente, decir que no se puede seguir con este nivel de inseguridad, pero las palabras que usó no fueron para nada felices". Y amplió: "A veces quienes no vienen de la actividad política no tienen la capacidad de elegir bien los términos que utilizan".

Desde el mismo sector político, el diputado nacional y presidente de la CC-ARI del provincia de Buenos Aires, Horacio Piemonte, advirtió: "Debemos pedirle al pueblo de la provincia que no confunda la bronca y el dolor con alterar el orden constitucional, eso siempre nos ha llevado a una situación de caos y anarquía".

La sensación en el espacio opositor era de incomodidad y molestia con Biolcati por haberle ofrecido al Gobierno y en bandeja un flanco desde donde volver a atacar al agro. Varios de los dirigentes consultados prefirieron no hablar públicamente contra un dirigente al que apoyaron de forma sostenida en los últimos tiempos, y que cometió -según sostuvieron- un exabrupto que tendrá consecuencias para todo el sector en su pelea contra el Gobierno.

Un sector de la industria, en contra

  • En un intento por despegarse de las declaraciones de Biolcati, el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Guillermo Moretti, afirmó que la entidad fabril "no envió una representación formal" al acto organizado por la Comisión de Enlace, y que los dirigentes que participaron lo hicieron "por su cuenta" y que la UIA, como entidad, "no tomó la decisión de estar en ese acto". A la convocatoria habían asistido los vicepresidentes Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), Luis Betnaza (Techint) y Federico Nicholson (Ledesma); además, también estuvo Jaime Campos, presidente de la Asociación Empresaria Argentina (AEA).
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.