El Gobierno ya piensa en cerrar el diálogo