El interior se resiste a bajar la guardia