El intermediario entre Petrobras y Cristóbal López negó sobornos

Jorge Rottemberg dijo que su rol en la venta de activos de la petrolera brasileña en el país está "dentro de la operatoria comercial"; denuncian una coima de hasta US$ 10 millones
Hugo Alconada Mon
(0)
18 de agosto de 2013  

Protagonista inesperado de la tormenta que asedia al empresario patagónico Cristóbal López, el operador Jorge Rottemberg confirmó que intermedió en la compra de los activos de la petrolera estatal brasileña Petrobras en la Argentina. Pero negó, de manera tajante, que se hayan pagado coimas para aceitar la operación. "Desconozco los supuestos sobornos", afirmó.

Por primera vez, así, Rottemberg rompió su silencio público. El negocio, afirmó ante la consulta de LA NACION, "afortunadamente se encuentra dentro de la operatoria comercial de la sociedad" que se utilizó para mediar entre López y Petrobras.

Rottemberg se encuentra fuera del país, al que volverá recién a mediados del mes próximo. Evitó, sin embargo, precisar dónde está. Pidió además, mediante un correo electrónico, cautela con las cifras de dinero que se publican por estrictas razones de seguridad familiar.

"Tengo familia y esto es peligroso, por la seguridad", solicitó a LA NACION. "Es sólo una preocupación, soy una persona de bajo perfil y cero exposición", argumentó.

Rottemberg es, en efecto, un empresario cuyo rostro es muy poco conocido. Pero registra un antecedente incómodo que arrastra desde hace más de 15 años, cuando se desempeñó junto al jefe de Gabinete Jorge Rodríguez, durante la segunda presidencia de Carlos Menem.

Por entonces, Rottemberg se encontraba a cargo de coordinar la privatización de los aeropuertos, hasta que en septiembre de 1997 trascendió que había sido condenado en primera instancia por tentativa de estafa con un cheque. Tras resistirse a dejar el cargo, finalmente renunció.

Rottemberg volvió entonces al sector privado, donde tejió relaciones con grandes empresarios y futuros funcionarios. Desde Cristóbal López, Martín Redrado y Juan Carlos "el Chueco" Mazzón hasta el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar.

Ahora, 16 años después de aquel episodio que llevó a su renuncia, su perfil volvió a subir. "Quiero adelantarle que nada tengo que ver y desconozco los supuestos sobornos aludidos en las publicaciones periodísticas", afirmó.

El escándalo estalló en Brasil, cuando el viernes 9 de este mes la revista Época publicó una explosiva entrevista con un operador vinculado a Petrobras y al mundillo político de ese país. Grabador de por medio, João Augusto Henriques reveló los supuestos sobornos pagados a ejecutivos de la petrolera y el dinero negro que se desvió para el financiamiento de campañas electorales del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Augusto detalló la operatoria ilegal detrás de tres negocios que cerró Petrobras en los últimos años por cientos de millones de dólares. El primero, la venta a Cristóbal López de activos de la petrolera en la Argentina: la refinería San Lorenzo, 360 estaciones de servicio y el stock de petróleo y combustibles que se encontraban en esas instalaciones.

Por todo ese paquete, López pagó US$ 110 millones por medio de Oil Combustibles -una de las empresas que integran su Grupo Indalo-, según Petrobras, pero se habrían desembolsado entre 8 y 10 millones de dólares adicionales en coimas.

Según el relato de Augusto, la ruta del dinero negro contó con varias escalas. Comenzó en Oil M&S -otra empresa de López-, pasó por dos sociedades de Rottemberg -la argentina Jorge Alberto Rottemberg e Hijos SA y la uruguaya Millfox Trading SA-, que firmó una "cesión de derechos al cobro" con el estudio brasileño Cedraz & Tourinho Dantas -un ex diputado amigo de Fernando Collor de Mello y del propio Augusto-, para luego arribar los fondos a manos del propio operador brasileño y, de allí, a políticos y ejecutivos de Petrobras.

Rottemberg confirmó el rol de una de sus sociedades, pero negó cualquier ilegalidad. "Es correcta su información en la intermediación que a través de la firma Jorge Rottemberg e Hijos SA he realizado en la operación con la petrolera brasileña, importe oportunamente registrado y que afortunadamente se encuentra dentro de la operatoria comercial de la sociedad", explicó. Pero añadió: "Y no ha sido motivo del pago que se insinúa".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.