El jefe de los espías del kirchnerismo dirige una agencia privada

Francisco Larcher trabaja en una entidad comandada por exaltos mandos de la inteligencia de los EE.UU.
Francisco Larcher trabaja en una entidad comandada por exaltos mandos de la inteligencia de los EE.UU.
Mariano Obarrio
(0)
1 de abril de 2019  

En tiempos de extrañas operaciones de inteligencia que toman estado público, el exsubsecretario de Inteligencia José Francisco Larcher, hombre fuerte de la ex-SIDE en tiempos kirchneristas, comenzó a trabajar en una agencia privada de inteligencia para grandes corporaciones y organizaciones estatales, donde comparte la conducción con dos ex altos mandos de la inteligencia norteamericana.

El ex-Señor 8 es el presidente para América latina de la multinacional del espionaje privado Impera Intelligence Group. El titular es Richard S. Kendall, que además dirige la Fundación Federal de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. El vicepresidente ejecutivo es Daniel Hoffman, exejecutivo del Servicio Nacional Clandestino de la CIA.

Para algunos kirchneristas vinculados al submundo de la inteligencia en las épocas de Néstor y Cristina Kirchner , el derrotero de Larcher supone una "traición" al campo nacional y popular. Desde 2003, Paco Larcher fue el jefe real de la ex-SIDE, por cuanto el secretario de Inteligencia, Héctor Icazuriaga, era una figura decorativa.

Cristina Kirchner les pidió a ambos la renuncia en diciembre de 2014, cuando descabezó a toda la cúpula de la exsecretaría de Inteligencia (SI) y creó la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), al mando de Oscar Parrilli, un mes antes del asesinato de Alberto Nisman.

El exespía Raúl Rosa denunció ante LA NACION el 16 de febrero último que Larcher creó y dirigió un "grupo especial" para realizar "escuchas telefónicas ilegales"sin orden judicial para investigar a "empresarios, funcionarios, políticos y periodistas" y que le llevaba los partes a Kirchner.

En su página de internet, Impera Intelligence Group da cuenta de sus servicios. "Lo hacemos simple. Discreción. Visión. Oportunidad. Calidad", reza el encabezado.

"Impera es una compañía de consultoría de inteligencia humana y cibernética enfocada al cliente. Proporcionamos visiones de riesgo de alto valor para el perfil de cada cliente y ofrecemos soluciones para la mitigación de amenazas", explica en un primer vistazo.

El presidente de la compañía, Kendall, también es fundador y director de la Fundación Federal de Seguridad Nacional, que proporciona financiamiento inmediato a agentes federales y oficiales "en tiempos de necesidad y emergencia". Entre las agencias a las que apoya están la DEA, el FBI y el Servicio Secreto de los Estados Unidos. Kendal ejerce como consejero estratégico de varias firmas de capital privado y fondos de cobertura.

El vicepresidente ejecutivo, exejecutivo del Servicio Nacional Clandestino (NCS, por sus siglas en inglés) de la CIA, tiene 30 años de servicio en el gobierno de los Estados Unidos. No solo en la CIA, sino en el Departamento de Estado y en el Departamento de Comercio. Fue enviado a la ex-Unión Soviética, Europa, Medio Oriente, Asia del Sur y zonas de guerra. Es experto en temas geopolíticos y transnacionales relacionados con el Medio Oriente, Asia del Sur, Rusia, contraterrorismo, inteligencia cibernética y contrainteligencia.

Larcher aparece como presidente para América Latina de la agencia. Como exsubsecretario de Inteligencia de la Argentina (2003-2014), dice, "realizó tareas de coordinación con diferentes instituciones para el efectivo cumplimiento de las misiones y funciones en dicha área en el ámbito nacional e internacional".

La propia Impera indica que Larcher, "por su reconocida experiencia, es una persona de consulta de diferentes organizaciones en América Latina, Europa y Estados Unidos". Y consigna que se desempeñó antes en cargos directivos en el ámbito estatal y privado con un "amplio conocimiento en materia económica".

El servicio secreto privado asegura que combina "inteligencia humana y cibernética anticipada para reducir su riesgo". Su propuesta es "ofrecer un cuadro completo de probables amenazas financieras y riesgos de seguridad". Tiene programas de datos y soluciones que "disminuyen posibles amenazas y pérdidas empresariales y al mismo tiempo que incrementan su rentabilidad y la devolución de su inversión".

En su página pública, Impera deja dos definiciones sugerentes: "Estamos siempre alertas y vigilando lo que pasa en cada esquina para anticipar y disminuir su riesgo" y "Cuidamos su espalda para que usted pueda ver hacia adelante".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.