El juez Casanello terminó la investigación sobre Mauricio Macri y debe decidir si va a juicio oral

El magistrado debe pedir dictamen a los acusadores particulares, Leonardo Burstein, y al fiscal federal Jorge Di Lello
(0)
30 de noviembre de 2015  • 14:07

El juez federal Sebastián Casanello dio por terminada la investigación judicial sobre presuntas escuchas ilegales que pesaba sobre Mauricio Macri.

La causa quedó en condiciones de "clausura de la etapa de instrucción", el paso previo a que el juez le "corra vista" a las partes para que formulen sus requerimientos de elevación a juicio o, como en el caso de Macri, el pedido de sobreseimiento.

El juez deberá pedirle dictamen a los acusadores particulares, Daniel Leonardo y el dirigente de la comunidad judía Sergio Burstein, y al fiscal federal Jorge Di Lello. Casanello dio seis días hábiles a Di Lello y a los querellantes para que opinen si corresponde sobreseerlo o enviarlo a juicio oral.

Luego de que todas las partes formulen su requerimiento, el juez Casanello deberá adoptar un criterio definitivo sobre cómo evolucionará la causa. Una vez que tenga los escritos, el magistrado quedará en condiciones de resolver.

En esta causa ya fueron enviados a juicio los demás procesados, entre ellos el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios, el supuesto espía Ciro James y funcionarios judiciales de Misiones.

Macri le pidió a Casanello que declare su sobreseimiento definitivo en la causa en la que está procesado por las escuchas ilegales cometidas el gobierno porteño contra adversarios políticos y familiares.

Los abogados Santiago Feder y Ricardo Rosental plantearon al juez la desvinculación de Macri de la causa, argumentando que la producción de prueba que estaba pendiente para definir si el presidente electo iría o no a juicio oral no había permitido disipar las dudas por las que el juez decidió apartarlo del proceso oral.

El juez Casanello había pedido a la Justicia de Estados Unidos un informe sobre la contratación de la empresa Ackerman, supuestamente utilizada para espiar a su cuñado, Leonardo, quien por entonces estaba en pareja con una hermana del jefe de gobierno porteño, luego fallecida.

El padre de Macri, Franco, declaró a lo largo de la causa que había sido él quien contrató a la empresa trasnacional porque era él quien estaba preocupado por la suerte de su hija.

Casanello recibió semanas atrás un informe de la Justicia de Estados Unidos en la que encontró evasivas y pocas precisiones sobre sus interrogantes, y una suerte de tácito anuncio de que no habría mayor información.

Agencias DYN y Télam

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.