El kirchnerismo impulsó el fracaso de una sesión que tuvo cinco segundos de quorum