El escenario. El lado B de la política, en la boda de Insaurralde