El lapidario informe del CELS que inclinó la balanza