El legajo de Alcides Díaz Gorgonio, el prefecto del robo a la casa de Massa, confirma que trabajó en inteligencia

El detenido se desempeñó en una oficina llamada "Servicio de Inteligencia"; el Gobierno asegura que sólo realizaba "tareas administrativas"
(0)
11 de febrero de 2015  • 12:15

Alcides Díaz Gorgonio, el prefecto que está preso por el robo a la casa de Sergio Massa antes de las elecciones legislativas de 2013, se desempeñó en una oficina llamada "Servicio de Inteligencia", según consta en su legajo.

Luego de que se difundieran las escuchas en las que el prefecto admitió contactos con agentes de inteligencia, el Gobierno dijo que Díaz Gorgonio sólo realizaba tareas administrativas en el Centro de Planeamiento y Control de la Secretaría de Seguridad. LA NACION informó en su edición de hoy que ese organismo se disolvió tras la detención del prefecto. Pero hasta 2005, según figura en el legajo de Díaz Gorgonio, al que accedió este medio, esa oficina se llamaba "Servicio de Inteligencia".

En las escuchas que se difundieron ayer, Díaz Gorgonio le dijo a su mujer que trabajaba en la Dirección de Inteligencia Criminal del Ministerio de Seguridad, le pidió que pase a retirar "sobres" en el edificio de Prefectura y le contó que el director de Inteligencia Criminal de esa fuerza, el prefecto general Gustavo Roque Logozzo, lo había visitado en la cárcel de San Martín.

El secretario de Seguridad, Sergio Berni , negó que el prefecto integrara el área de Inteligencia, limitó su trabajo a "tareas administrativas" e insistió en que el detenido tenía un vínculo personal y político con Massa.

Video

Las escuchas fueron ordenadas luego de que la mujer de Massa, Malena Galmarini, recibiera una amenaza telefónica contra la vida de sus hijos. En una investigación paralela a la causa por el robo a la casa del tigrense, se descubrió que la llamada había sido realizada por un celular desde el penal de San Martín.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.