El escenario. El mani pulite argentino, entre la oportunidad y el oportunismo