El MFR pidió que se obre con "sensatez"

Reclamo a Kirchner de López Murphy
Orlando Andrada
(0)
17 de mayo de 2003  

CORDOBA.- El líder del Movimiento Federal Recrear, Ricardo López Murphy, le reclamó al presidente electo Néstor Kirchner que obre con "sensatez" y descartó que vaya a ocupar algún cargo en el nuevo gobierno, si se lo ofrecen, porque quiere liderar la oposición política nacional. Además, reveló que fue tentado para postularse como gobernador de Buenos Aires, pero adelantó que no lo aceptará.

"Voy a liderar la oposición porque tengo el proyecto que es alternativo al que expresan Kirchner y Duhalde. Creo que lo peor que puede pasar en un país es que no haya una oposición seria, responsable, firme e inclaudicable en marcar los errores institucionales y de corrupción, en obligar al gobierno a hacer una gestión limpia y transparente", expresó.

Frente a la falta de estructuras y de bancas legislativas para erigirse en la oposición, López Murphy dijo que se hará "el esfuerzo enorme para elegir el mayor número de gobernadores, de intendentes, senadores y diputados nacionales y provinciales y concejales, a lo largo y ancho del país con los que sean nuestros aliados".

Vaticinó que en los próximos 150 días "habrá tensiones" en los realineamientos políticos que se producirán en el país después de las recientes elecciones. Dijo que esas tensiones se producirán en su propio partido, en los sectores afines y en los aliados que lo acompañaron, pero, más aún, se preguntó: "¿Se imaginan lo que va a ser la tensión del bloque oficialista? ¿Ustedes saben lo que va a ser arreglar ese guiso que tienen ahí?", en referencia a las divisiones planteadas en el justicialismo.

En su caso, sostuvo que "el proceso de consolidación de las afinidades nos va a llevar trabajo, vamos a tener que hacer política, pero política de verdad, no esa política rastrera, baja, del clientelismo, del arreglo, la que no se puede mostrar". Señaló necesarias "políticas de afinidades para oponernos a la falta de transparencia, a la corrupción, a los desvíos institucionales, a la locura" e insistió en que será "una construcción con tensiones".

Entonces reveló: "Tengo desesperada toda la provincia de Buenos Aires para que yo sea candidato (a gobernador), pero voy a tratar de no serlo porque me tengo que dedicar a todo el país, no a arreglar el problema de la provincia de Buenos Aires".

"Manto de olvido"

El ex candidato presidencial pidió "echar un manto de olvido" al discurso "desafortunado e impreciso" de Kirchner cuando Carlos Menem se bajó del ballottage, y le reclamó que el 25 del actual tenga un mensaje "mirando al futuro, lleno de propuestas y esperanzas, ausente de rencores y que sea preciso en las calificaciones, orientaciones y guías de acción de la política pública".

También dijo que espera "un claro mensaje de reforma política, de reforma institucional, de reforma en las políticas sociales y un claro mensaje de sensatez y responsabilidad en los asuntos económicos".

Dijo que la sensatez que le pide a Kirchner "no es muy lejos de lo que han hecho los presidentes Ricardo Lagos (Chile), Lula da Silva (Brasil) y Lucio Gutiérrez (Ecuador): ninguno de los tres ha ido a tratar de descubrir cómo sería el mundo si negamos la ley de gravedad. No neguemos la ley de gravedad".

Fue muy crítico de los desvaríos producidos en el régimen electoral que llevaron al justicialismo a presentarse con tres candidatos, sin internas. "Ahora que hemos visto que (los justicialistas) son capaces de hacer cosas nunca vistas, tenemos por delante una tarea legislativa para prever casos insólitos a los cuales nuestra legislación no responde cabalmente."

Campaña por Aguad

López Murphy, que en los comicios del 27 de abril consiguió en Córdoba el segundo lugar, con los votos del radicalismo, llegó a hacer campaña en favor del radical Oscar Aguad, candidato a gobernador para las elecciones del 8 del mes próximo.

"Voy a hacer lo imposible para que Aguad sea gobernador. Y para ponerlo nervioso a De la Sota voy a venir muy seguido hasta las elecciones", dijo.

"Yo no digo que soy dueño de los votos que me acompañaron en Córdoba. Vengo a Córdoba como un dirigente nacional a tratar de persuadir a la ciudadanía cordobesa, a la que nos votó y a la que no nos votó, para que apoye a nuestro candidato a la gobernación", declaró.

Cuestionó la gestión del gobernador José Manuel de la Sota. "Han ocurrido cosas institucionalmente en Córdoba que son muy delicadas", dijo, y marcó falencias en el manejo de la justicia, la salud y "la magia" de la rebaja de impuestos para "terminar con una deuda colosal".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.