El ministro utilizó las palabras justas para seducir legisladores