El Mundial obligó a madrugar a los diputados