El nuevo corralito debutó con problemas

Varias entidades financieras habilitaron sólo parcialmente la posibilidad de pesificar depósitos; protestas de los clientes
(0)
24 de enero de 2002  

Muchos ahorristas que ayer quisieron estrenar las medidas de flexibilización del corralito se encontraron con problemas. Algunas de las medidas que tienden a un desahogo inmediato del cepo bancario habilitan a convertir voluntariamente a pesos -al cambio oficial de 1,40 peso por dólar- hasta US$ 5000 de depósitos de plazos fijos reprogramados. También permiten transferir de los plazos fijos en moneda local hasta $ 7000 para realizar movimientos sin restricciones dentro del sistema financiero.

Pero muchos clientes de bancos no sólo descubrieron ayer que no podían realizar las nuevas operaciones permitidas, sino que se encontraron en medio del fuego cruzado intercambiado entre los bancos y el Banco Central de la República Argentina (BCRA), que se culparon mutuamente por los inconvenientes que sufrían los usuarios. En algunos casos, esos contratiempos se tradujeron en ruidosas protestas frente a las sucursales.

Las entidades financieras alegaron que habían recibido las circulares del BCRA entre la noche del martes y la mañana del miércoles, sin tiempo para poder modificar los sistemas e instruir al personal en las nuevas operatorias, que sólo quedarán implementadas plenamente entre hoy y mañana.

Otro día de furia

En los barrios de Caballito y Palermo se realizaron cacerolazos de protesta en los que los vecinos clausuraron simbólicamente las sucursales bancarias. Las manifestaciones tuvieron lugar en la esquina de Rivadavia y Acoyte y en la avenida Santa Fe entre el Jardín Botánico y Scalabrini Ortiz. En este último caso, los ahorristas tendieron cordones y colocaron carteles que indicaban "clausurados por falta de plata". Frente a la puerta de una de las sucursales un hombre joven encolerizado pegó un cartel que decía: "Ladrones, devuélvanme el dinero".

Muchos se quejaban por no poder pesificar 5000 dólares de sus plazos fijos y justificaron su voluntad apelando a un viejo refrán criollo: "Más vale pájaro en mano que 100 volando". Otros optaron por mantener sus depósitos en divisas: "Quiero recuperar mis ahorros, quiero mis dólares", dijo una mujer indignada frente a la sucursal del Banco Río en Palermo. Los clientes se enfurecieron porque la sucursal no había abierto sus puertas e insultaron al gerente desde la calle.

En tanto, en La Plata resultaron destruidos cajeros automáticos de los bancos Provincia, Municipal, Río y Credicoop, todos ubicados sobre la avenida 44. La policía presume que los ataques fueron cometidos por una misma persona o grupo.

Las manifestaciones llegaron hasta el extremo norte del país. En la ciudad de Salta más de 4000 manifestantes a lo largo de entre tres y cinco cuadras, según las horas, recorrieron ayer el centro salteño en un cacerolazo convocado por la Comisión Multisectorial que criticó al corralito bancario, a los gobiernos nacional y provincial, a los legisladores, a los jueces, a la corrupción, a la desocupación, a la prensa oficialista y a la falta de respuestas a los problemas de salud, y educación. También reclamaron por fuentes de trabajo y el cese de embargos y ejecuciones.

La posición del BCRA

En el BCRA se afirmó a LA NACION que las comunicaciones habían sido emitidas en tiempo y forma a través del sistema Staf a toda la red bancaria y que desde el momento de su recepción las mismas quedaban vigentes y eran de cumplimiento obligatorio. Sin embargo, Carlos Heller, vicepresidente de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (Abappra) estimó que "el BCRA debería haber dejado por lo menos 24 horas para poner en vigor las medidas. La gente está bastante fastidiada y hay que tratar de evitar que el fastidio sea mayor". El banquero recomendó a sus clientes que sólo realicen trámites urgentes "hasta que vuelvan los sistemas".

Por su parte, una fuente del Banco Río informó a LA NACION que ayer "se operó normalmente excepto en el caso de la derivación de fondos de plazos fijos reprogramables a pesificar, que no se pudo realizar".

En el Banco Ciudad indicaron que no hubo dificultades en las operaciones con cuentas a la vista, y que para las operaciones con plazos fijos "se entregó un formulario a la gente para completar los datos de la operación, que quedará realizada a más tardar en 48 horas". En tanto, en el Banco Provincia se informó que "muchos clientes concurrieron no a efectuar operaciones, sino a realizar consultas y que se operó normalmente con las nuevas directivas". En Citibank admitieron que no se pudieron cancelar deudas con plazos fijos, imposibilidad que se extendió a otros bancos.

Los que podrán saltar el cerco

  • El Banco Central estudia cuáles serán las excepciones en las que se otorgará a los ahorristas mayor disponibilidad de fondos. Cuando se trate de enfermos que requieran de determinados tratamientos, los pacientes no accederán al dinero en forma directa, sino que será depositado en una cuenta perteneciente al establecimiento médico correspondiente, luego de que el banco verifique la necesidad. Otras excepciones beneficiarían a personas de determinada edad -entre 75 y 80 años- y a los indemnizados por despidos, pero sólo podrán disponer hasta un cierto monto. El directorio del BCRA aprobaría hoy las excepciones.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?