El nuevo Senado comenzó con escándalo

La senadora por Corrientes Isabel Viudes renunció a su banca para cederla a Raúl "Tato" Romero Feris, preso por corrupción
Gustavo Ybarra
(0)
13 de diciembre de 2001  

El escándalo quedó ayer a las puertas del nuevo Senado. La senadora Isabel Viudes (Partido Nuevo de Corrientes) renunció a su banca y dejó abierta la puerta para un conflicto institucional de grandes proporciones, ya que el primer suplente de la lista es el ex gobernador Raúl Romero Feris, que está preso, acusado de más de 50 actos de corrupción.

Este gesto político opacó lo que se había concebido como una primera sesión de la flamante Cámara alta cargada de señales de cambio. Así, pasaron a segundo plano la derogación del último acto del viejo Senado, que había tomado una serie de medidas administrativas que implicaban un fuerte incremento en el gasto del cuerpo y la creación de una comisión especial que tendrá la misión de reformular el funcionamiento del Senado en un plazo de 60 días.

A la sombra de la renuncia de Viudes quedaron también el sorteo de los mandatos que tendrán los 72 legisladores y la jura a su banca por la provincia de Buenos Aires del ex presidente Raúl Alfonsín, quien se alzó, así, con el honor de convertirse en el primer ex jefe del Estado que ingresa en la Cámara alta tras el regreso de la democracia, en 1983.

Sin embargo, la senadora se convirtió en protagonista. Al renunciar a su banca dijo que la motivaban "razones especialísimas" y, sin nombrar a Romero Feris, reclamó para su provincia "una Justicia independiente, porque Corrientes lo necesita y una familia está esperando a su padre".

Su compañero de lista, el peronista Angel Pardo, la secundó para denunciar el trámite con que fue designado juez Mario Payes, que tiene a su cargo las causas que afronta Romero Feris. Según el legislador, el trámite fue "un hecho aberrante", ya que se aprobó con el voto de un senador, Hugo Perié (PJ), que en ese momento -noviembre de 1999- ocupaba el Poder Ejecutivo de la provincia.

La movida de Viudes no pasó inadvertida. El guante lo tomó el liberal Lázaro Chiappe -ingresó en alianza con la UCR-, que denunció la existencia de "una estrategia para traer (al Senado) a un preso de Corrientes".

"No es cierto que en Corrientes haya presos políticos. En Corrientes hay políticos presos, que es una cosa totalmente distinta, y presos imputados de crímenes infamantes, de delitos de codicia. Para ese lado apunta esta maniobra", afirmó Chiappe.

Desde el PJ no tardaron en llegar gestos de apoyo a Viudes. El entrerriano Jorge Busti destacó el "gesto de lealtad política" de la legisladora, mientras que Jorge Yoma (La Rioja) le recordó a la UCR que el pliego de Romero Feris había sido aprobado por la comisión de poderes y reglamento en la sesión preparatoria del 29 de noviembre último.

El titular del bloque radical, Carlos Maestro (Chubut), anticipó el apoyo de su partido a la postura de Chiappe, y su correligionario chaqueño Eduardo Moro rechazó la visión de Yoma al afirmar que "en los pliegos aprobados por la comisión de poderes no se encontraba el de Romero Feris".

Ahora, el Senado se enfrenta a un panorama incierto y la posibilidad de afrontar su primer escándalo, ya que voceros del PJ anticiparon a LA NACION que apoyarán la incorporación de Romero Feris y que estarían dispuestos a llevar ante la Corte Suprema el caso, si es que la justicia correntina se niega a liberar al ex gobernador.

Mala imagen

Antes, la Cámara alta arrancó su actuación con varios gestos para cambiar la imagen que pesa sobre el cuerpo. Volvió atrás la derogación de la rebaja del 13% en los sueldos de los empleados del cuerpo y la rejerarquización, y por lo tanto alza de sueldos y estructuras burocráticas, del Instituto Federal de Estudios Parlamentarios.

También votó la conformación de una comisión de siete legisladores que tendrá la misión de transparentar la actividad de las comisiones y reducir la planta de personal transitorio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.