El oficialismo dio por concluido el debate por las denuncias de fraude

La intención del Gobierno es debilitar el argumento defensivo que utiliza Menem
(0)
9 de mayo de 2003  

A nueve días del ballottage, y con un debate pendiente entre los candidatos, el fraude quedó como el tema central del tramo final de la campaña. Pero para el Gobierno, la de ayer fue su última jornada como protagonista excluyente en esta discusión electoral: desde hoy y hasta la realización de la segunda vuelta, el 18 próximo, ningún funcionario dedicará una sola palabra más.

Los motivos de esta decisión, que ganó consenso en el gabinete nacional, son claros. En primer lugar, el Gobierno entiende que una réplica sistemática de acusaciones insustanciales como las lanzadas -ya que en ningún momento fueron presentadas ante la Justicia- lejos está de contribuir con la imagen positiva que quedó de las últimas elecciones, cuyo proceso y resultado fueron convalidados ayer por la Asamblea Legislativa.

Precisamente, la falta de objeciones contundentes y la calma en que transcurrieron los comicios es uno de los trofeos que Eduardo Duhalde pretende llevarse como logro de su gestión -entre los que también contabilizará la pacificación del país y la relativa estabilización de la economía-.

En segundo lugar, el Presidente considera que el tema del fraude es el último argumento de batalla de un debilitado Carlos Menem. En rigor, el jefe del Estado dijo a sus colaboradores en la intimidad que el candidato riojano "sólo busca embarrar la cancha porque se ve perdiendo". Y, por supuesto, en ningún despacho de la Casa Rosada hay intención alguna de participar del juego del ex presidente.

"Con las pruebas a la vista, y sin denuncias ante la Justicia, no hay motivo para que sigamos con esto... es una provocación de campaña. Que no se diga nada más al respecto." Esas fueron, según altas fuentes de Balcarce 50, las palabras que Duhalde pronunció al cerciorarse de que la justicia electoral había terminado el escrutinio definitivo sin que ningún partido formalizara una denuncia de fraude o impugnara por algún otro motivo los resultados de la primera vuelta.

"El tema está cerrado, no hay nada más que decir sobre algo que no es más que un comentario malintencionado", confirmó a LA NACION el vocero presidencial, Luis Verdi.

El jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, fue el funcionario encargado de plantar la posición final del Gobierno respecto de este punto. Dijo que las denuncias menemistas sobre un supuesto fraude eran "una muestra de irresponsabilidad" y las calificó de meras estratagemas "proselitistas". "La difusión interesada (del tema) es una muestra de irresponsabilidad que hace daño ya no sólo al Gobierno y a la elección, sino al país en el marco internacional", agregó.

El hecho de que el plazo previsto para hacer una presentación ante estrados judiciales haya vencido no pareció importarle a Menem, que ayer siguió con las declaraciones en tono de denuncia. En un acto en el teatro Coliseo dio a entender que el Gobierno hizo fraude y sugirió que tendría intenciones de repetirlo en el ballottage.

Control con sangre

"Ahora lo que quiero es que los fiscales controlen, pero con toda la fuerza, con sangre, con su alma, con su corazón, el comicio. Van a tratar de trampearnos de nuevo porque son unos tramposos, pero no van a pasar en esta oportunidad y vamos a ganar ampliamente", aseguró (de lo que se informa por separado).

En cualquier caso, Atanasof, en nombre del Gobierno, buscó destacar el cambio de imagen que la Argentina comenzó a proyectar hacia el exterior una vez que el proceso eleccionario fue realizado sin inconvenientes.

"Recibimos muestras de reconocimiento de parte de mandatarios y organismos internacionales de todo el mundo sobre el acto cívico ejemplar del 27 de abril", remarcó. Y agregó: "Estas elecciones y las del 18 son una reafirmación de la voluntad democrática de los argentinos y de fortalecimiento de las instituciones, que son valores muy apreciados por la comunidad internacional y ayudan a la reinserción plena de la Argentina en el mundo". Sus palabras fueron el corolario de varios días en que el Gobierno replicó acusaciones y rumores que en definitiva quedaron en el aire.

A tal punto llegó la necesidad de clarificar el tema que en un hecho inédito el Ministerio del Interior elaboró días atrás un informe sobre las irregularidades que hubo con los DNI en el padrón. Este concluyó que, aunque se produjeron 70.000 inconvenientes con las numeraciones publicadas en los padrones, en los comicios no se votó con documentos mellizos.

De la Sota

  • El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, podría reunirse hoy con el postulante presidencial Néstor Kirchner, según confiaron a La Nacion fuentes de la Casa Rosada. La intención del Gobierno sería contar públicamente con el apoyo del mandatario cordobés para el ballottage. El encuentro sería en la Casa de Santa Cruz, al regreso de la gira por Brasil y Chile. Tres fuentes del delasotismo no confirmaron la versión.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.