El oficialismo se recuperó en el Senado

La oposición se quedó con el control de las comisiones, pero perdió terreno y casi no aprobó leyes
Gustavo Ybarra
(0)
31 de diciembre de 2010  

La sensación de un kirchnerismo que logró recomponer sus líneas después de haber comenzado el año debilitado y bajo la amenaza de una nueva diáspora es la imagen que deja el Senado al término de un período legislativo que se destacó por ser uno de los menos productivos en la historia del Congreso desde 1983.

La otra cara de la moneda parece ser la oposición, que concluye el año dispersa, con roces internos -como el intento de desbancar a Gerardo Morales de la presidencia del bloque UCR-, y con escasos éxitos legislativos. El contraste cobra dimensión si se recuerda la sesión preparatoria de febrero, cuando 37 senadores unieron fuerzas y le arrebataron al oficialismo el control de todas las comisiones y la presidencia de las más importantes.

Así lo vio el jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto (Río Negro). "La oposición comenzó 2010 pretendiendo ser mayoría y quedándose con el control de las comisiones, pero a lo largo del año no logró concretar ninguna ley de trascendencia", sentenció.

"Fue un año de claroscuros", admitió, en tanto, el porteño Samuel Cabanchik (Proyecto Buenos Aires Federal), para quien uno de los errores del arco opositor fue declamar ante la sociedad que existía una mayoría consolidada. "En realidad era una ficción y eso generó la imagen de fracaso", explicó.

Sin embargo, para María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica-Capital) la idea de un oficialismo recompuesto "es la última foto". "Hay que ver toda la película, esto recién lo vamos a saber el año próximo", opinó la senadora, para quien la muerte de Néstor Kirchner ayudó al oficialismo a cohesionar sus filas. "Igual, ha sido un año complicado para el oficialismo", agregó.

Pero para la radical Laura Montero (Mendoza), la situación del kirchnerismo no es tan favorable como parece. "No creo que estén en un proceso de consolidación", opinó. Según la senadora, la muerte de Kirchner "cambió el mapa político interno" del Poder Ejecutivo y que esto "provocará un reacomodamiento que tendrá sus consecuencias hacia abajo", analizó.

Pichetto no coincidió con el diagnóstico de Montero y se mostró satisfecho al término de un año que había empezado complicado. "Hemos resistido los embates y presiones de la oposición y finalizamos el año recuperando espacios parlamentarios importantes y reconstituyendo nuestra mayoría en el Senado", se entusiasmó.

Costado positivo

Para los opositores, el costado positivo pasó por el giro en la agenda parlamentaria que se registró con el cambio de las mayorías legislativas. "A pesar de las dificultades numéricas logramos sanciones significativas", afirmó Cabanchik, quien destacó en ese ítem los proyectos de reforma del Indec y de acceso a la información pública, y la ley del 82% móvil, vetada por Cristina Kirchner.

Para Estenssoro, en tanto, en 2010 "se terminó con siete años en los que el Congreso fue una escribanía de la Casa Rosada". Algo similar dijo Montero, al señalar que "si la oposición no se hubiese alzado con el control de las comisiones, el Senado hubiera quedado paralizado", tras lo cual destacó como positivo el debate de temas como los superpoderes y el límite a los DNU, proyectos que no lograaron ser sancionados.

"Hubo diferencias en ambas cámaras que hicieron que nos quedáramos a mitad de camino", admitió Cabanchik. "Nos faltó un poco más de coordinación", agregó Montero, quien se animó a decir que la falla obedeció a "cuestiones personales" entre los líderes de la oposición.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.