El pulso político. El oráculo electoral