Opinión. El ostracismo de los hombres de Mayo