El papa Francisco celebró la misa de gallo y pidió "abrir los ojos ante el que sufre"