El Papa nombró obispos a dos curas villeros