Opinión. El Parlamento no debe ser una escribanía del Poder Ejecutivo