Opinión. El periodismo ante el riesgo del vértigo