El análisis. El periodismo, una presencia maldita