El PJ bonaerense sigue en ebullición por Máximo Kirchner, pero surgen señales de diálogo