El PJ derogaría las restricciones salariales

Consideran "confiscatorio" el tope fijado para extraer dinero de sueldos; el Senado trata la prórroga de sesiones ordinarias
(0)
19 de diciembre de 2001  

El justicialismo se propone derogar en el Congreso parte de las restricciones bancarias que fijó el Gobierno hace quince días, de modo que pueda ser retirado todo el dinero de las cajas de ahorro donde se depositan salarios.

La Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados dio ayer un primer paso al aprobar un dictamen que considera "confiscatorio e inconstitucional" el inciso A del artículo 2° del decreto 1570/01, que dispuso un tope de mil pesos mensuales para el retiro de fondos bancarios.

El proyecto de derogación contó con el aval del PJ (con amplia mayoría en la comisión), del Frepaso y de ARI, mientras que el interbloque federal (partidos provinciales) dejó sentadas disidencias parciales. La UCR no envió representantes a la reunión para mostrar su disconformidad por los temas que iban a tratarse.

La maniobra del PJ de liberar los salarios de las restricciones bancarias tendrá su correlato en el Senado. Los legisladores de ese cuerpo se proponen emitir hoy un dictamen de comisión en la misma línea que Diputados para tratarlo en el recinto la próxima semana.

En rigor, la intención del bloque de diputados justicialistas (primera minoría en la Cámara) es cercenar las restricciones a la extracción de los sueldos en la sesión de la semana próxima, posteriormente a que resuelva una decisiva cuestión legal para el funcionamiento del Congreso.

Se trata de la definición de las facultades que tendría el Parlamento para autoconvocarse en sesiones ordinarias y debatir proyectos diferentes de los propuestos por el Poder Ejecutivo, ya que el 30 de noviembre terminó el período de sesiones ordinarias del Congreso.

Este tema será tratado hoy en la sesión del Senado. Se trata de un dictamen aprobado la semana última en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara alta que conduce la justicialista Cristina Kirchner (Santa Cruz) y que prevé la ampliación del período de sesiones ordinarias.

Este también fue tema central de la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales de Diputados de ayer.

La mayoría del PJ, con el apoyo de parte del Frepaso y con la oposición de ARI y del interbloque Federal, firmó un dictamen que establece la extensión del período de sesiones ordinarias hasta el 28 de febrero.

Pero las dudas que persisten aún entre quienes aprobaron el proyecto respecto de la constitucionalidad de adoptar esa medida llevará al PJ a esperar una semana más antes de avanzar en una decisión que podría derivar en un conflicto de poderes. Sucede que el Gobierno emitió la semana última un decreto (el 1642/01) donde decidió extender el período de sesiones extraordinarias del 21 del actual al 28 de febrero próximo.

La Constitución sólo habilita al Presidente a convocar a sesiones extraordinarias y desliza la posibilidad de que el Congreso prorrogue el período ordinario. La mayoría de los expertos en la materia considera que eso último sólo podría darse mientras dure el período de sesiones ordinarias (esto es hasta el 30 de noviembre de cada año) y nunca después de esa fecha.

"Tomémonos unos días para pensarlo. Si forzamos la Constitución podríamos transformar en judiciables las normas votadas en la prórroga", advirtió Elisa Carrió (ARI-Chaco).

La diputada opositora argumentó que el Congreso tiene facultades para revisar decretos y ejercer control sobre el Poder Ejecutivo y que por eso no es necesario prorrogar el período ordinario. "Se puede convocar a una sesión especial o autoconvocarnos para discutir estos temas, así nadie podrá acusar al Parlamento por irresponsable", explicó.

Tiempo de análisis

Su posición fue escuchada atentamente por el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, el peronista Carlos Soria, y -pese a que se firmó el dictamen de autoconvocatoria- el PJ se tomará un tiempo para decidir la metodología para tratar en el recinto la derogación del decreto de restricciones bancarias y de facultades especiales delegadas al Gobierno (cuyo dictamen también se aprobó ayer).

El peronista bonaerense José María Díaz Bancalari, vicepresidente de ese bloque, adelantó que en la sesión de hoy pedirá una moción de orden para postergar el debate hasta la semana próxima. "No podemos aceptar las sesiones extraordinarias. Por eso pediremos tiempo para analizar cuál es la metodología adecuada", dijo el diputado del PJ.

Lo que está claro es que si el justicialismo decide llevar al recinto los proyectos de derogación de facultades delegadas y de restricciones bancarias obtendrá el apoyo de todos los bloques menos el de la UCR.

El oficialismo, según adelantó el diputado Mario Capello, no concurrirá a sesión alguna convocada con el propósito de plantear una prórroga de sesiones ordinarias y, además, cuestionará ante la Justicia cualquier decisión que de ese escenario se tome.

Respecto de la liberación de los fondos de salarios, el PJ promoverá ahora la aprobación de ese dictamen en la Comisión de Finanzas, donde también tendrá mayoría absoluta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.