"El PJ está listo para gobernar"

El gobernador dijo que al Presidente aún le queda margen de acción si acuerda con el peronismo
(0)
22 de octubre de 2000  

Aunque casi nada es espontáneo en él, parece otro Carlos Ruckauf. Ni sonrió. El gobernador bonaerense admitió, por primera vez y a medias, la hipótesis de elecciones presidenciales anticipadas de las que se habla en las sombras en el peronismo.

Fue ambiguo. Pero dijo que el PJ está preparado y listo para gobernar en el "momento adecuado", y que el presidente De la Rúa está muy solo. "En dos semanas perdió a Carlos Alvarez y el jefe de la UCR, Raúl Alfonsín, no lo apoya", dijo el gobernador en una entrevista con La Nación .

Ruckauf fue el principal aliado peronista del Presidente. Hizo todo para mostrarse a su lado y respaldarlo. Pero ya comenzó el despegue. Por esto advirtió ahora que no lo va a acompañar al precipicio. Y llegó a tal extremo que afirmó que el PJ tiene que "ayudar" para tratar de que De la Rúa termine su mandato.

Con esto admitió que existe un riesgo en la continuidad de De la Rúa en la Casa Rosada. El gobernador lo negó, pero dos fuentes que estuvieron con él en una reunión política reservada le adjudicaron una frase que luego repitieron a La Nación : "Muchachos, se tienen que preparar porque tal vez asumamos antes".

En la entrevista se esforzó por despejar las dudas que tiene el Gobierno de una campaña para desestabilizar al Presidente. Ruckauf insistió en su "buena voluntad" para ayudar a De la Rúa a seguir en el poder. Su fórmula: un acuerdo con los gobernadores porque sostiene que De la Rúa debe formar un nuevo esquema de poder. Lo cree debilitado.

Parte de esa debilidad se la adjudica a Alfonsín. "Le hace daño al Presidente y al Gobierno", afirmó Ruckauf. Se lo vio serio, como pocas veces, y se le hizo difícil ocultar que algo disfruta con las versiones del adelantamiento de las elecciones.

Por algo no oculta la última encuesta de Julio Aurelio, en la que uno de los escenarios analizados son las elecciones en los próximos seis meses. El sondeo, realizado entre el 13 y el 17 último entre 749 personas, concluye que Ruckauf encabeza la lista de candidatos a presidente con el 25,1% de intención de voto; lo sigue Carlos Alvarez con el 15,9%; Carlos Menem, el 9,4%; Domingo Cavallo, 8,1%; Carlos Reutemann, 5,3%; De la Rúa, 5,1%; José Manuel de la Sota, 4,9, y Alfonsín, 4,4.

Aunque él niega la adicción a las encuestas, éstas le producen más satisfacción que un acto político.

-Duhalde dice que el Presidente tiene el 50% de posibilidades de terminar su mandato, ¿coincide?

-Hay que ayudar a De la Rúa para que cumpla su mandato. Tenemos un proyecto socioeconómico distinto, pero hay que ayudarlos a que cumplan con el mandato constitucional.

-¿Existe la posibilidad de que no termine el mandato?

-Hay que ayudar a De la Rúa para que recupere fortaleza con un acuerdo histórico con los gobernadores que no implica cogobierno, implica que él elija a sus ministros, pero que las políticas básicas sean acordadas.

-¿Cree en un escenario de elecciones anticipadas?

-Trabajo para que no las haya.

-En una reunión reservada dijo a sus íntimos que se prepararan para asumir en seis meses el Gobierno, ¿por qué lo hizo?

-No dije nunca eso (se pone serio).

Dos fuentes que participaron de esa reunión insistieron a La Nación que Ruckauf lo había dicho. Después, el ex gobernador Eduardo Duhalde hizo público el fantasma de una caída del Gobierno anticipada.

-¿El Gobierno está débil?

-La renuncia de Santibañes es una muestra de que existe un cogobierno de Alfonsín. Es delicado. Alfonsín le hace mucho daño a De la Rúa con su declaración sobre la convertibilidad, que pone al país cerca de la devaluación, y por eso creció el riesgo país. Y dijo otra barbaridad: que el presupuesto para el año próximo no lo vota ni Mandrake. ¿Qué nos queda a los peronistas que pedimos cambios al proyecto, si el titular del partido gobernante dice eso?

-¿La renuncia de Santibañes es un triunfo de Alfonsín?

-La pidió hasta por televisión...

-¿No es de Alvarez?

-Mucho menos, porque si el radicalismo se hubiera mantenido apoyando al Presidente en sus decisiones, él hubiera tenido un margen de acción que hoy no tiene.

-¿La UCR no apoya a De la Rúa?

-No.

-¿Propone que Alfonsín se aleje de la UCR? ¿Es una condición para el Gobierno se fortalezca?

-Alfonsín le hace daño al Gobierno cada vez que habla de economía.

-¿La convivencia con Alfonsín es una de las principales dificultades que tiene el Presidente?

-Si De la Rúa conduce con firmeza, y no permite que le quiten más ministros, y hace un acuerdo con los gobernadores, tiene un margen de acción importante.

-¿Alvarez es menos conflictivo que Alfonsín para el Gobierno?

-Sí. No es lo mismo una crítica desde el Frepaso que desde la UCR, ni una lectura externa de una opinión de un hombre que dejó el país como lo dejó y es poderoso en el Gobierno.

-¿Cree que Alfonsín tiene tanto poder sobre el Presidente?

-Hay un parate económico, un presupuesto objetado y el padre de la hiperinflación habla y complica.

-¿Qué pretende de Alfonsín y qué del Presidente?

-Alfonsín debería callarse la boca, nadie lo votó. Es igual que Menem, no se resignan a ser parte de la historia y, además, quieren ser parte del futuro. De la Rúa, si toma firme el timón del barco, encontrará el apoyo de los gobernadores. Cada caída del riesgo país, producto de la crisis del Gobierno; cada desocupado producto de la política económica equivocada; cada ausencia y cancelación de los planes Trabajar, y cada plan social que no se ejecuta afectan a la gente. Vamos mal.

-¿Impulsa el ingreso de Cavallo en el gobierno aliancista?

-No sugiero ni quito ministros, eso se lo dejo a Alfonsín y a Alvarez.

-Entonces, ¿por qué se lo propuso a De la Rúa?

-Cuando me pide una opinión se la doy en secreto, y propongo políticas porque el país sigue paralizado.

-¿Qué significa el cambio de rumbo que reclama?

-Cambiar la política económica y social; hay una crisis grave.

-¿Está en contra de la conducción económica de Machinea?

-No comparto la política económica y social. No discuto hombres.

-Menem dice que a De la Rúa le falta liderazgo. ¿Coincide?

-El problema es que la Argentina tiene una crisis y de esta crisis se sale con un fuerte poder acumulado, que nunca lo tiene sólo el Presidente. Por eso propongo un pacto y se pueden tomar medidas, y los hombres que la ejecuten que los elija De la Rúa. Nosotros no cogobernamos, somos la alternativa, el proyecto que se prepara para reemplazar en el momento adecuado al Gobierno.

-¿Qué es "adecuado"?

-Bueno... hay elecciones en 2003...

-Y usted, ¿aprovecha esa crisis para hacer campaña antes?

-No, gobierno mi provincia. Allí el barco no está encallado, tiene las velas al viento y el timonel está al mando. Yo gobierno, decido mi gabinete, tengo autoridad para conducir y doy opiniones, pero el que tiene que gobernar es De la Rúa.

-Ahora es más crítico con De la Rúa, ¿por qué cambió tan rápido?

-La verdad, si me comparan con Alfonsín y Alvarez, yo parezco que soy de la familia De la Rúa.

-Fue el mejor aliado de De la Rúa. Ahora dice que el barco está varado. ¿Le quitó el apoyo?

-Ese ejemplo fue de De la Rúa... pero el barco no se movió. Este año no se creció y la perspectiva del año próximo es muy baja.

-Pero de golpe se volvió un opositor y dejó los elogios....

-Digo lo mismo: quiero que le vaya bien a De la Rúa. Pero si mandan un presupuesto recesivo no lo puedo apoyar. Una cosa es ayudarlo y otra es acompañarlo a saltar al precipicio. No voy a hacer eso.

-¿Qué implica la ayuda?

-Decirle que éste no es el camino y no trabar su acción de gobierno.

-¿En qué coincide?

-En que tiene que elegir a sus ministros y decidir adónde vamos. Pero no se puede seguir con la discusión interminable en el poder que pone un telón adelante de la realidad, que no es la pelea entre el triunvirato De la Rúa-Alvarez-Alfonsín. La realidad es que el país está parado y hay cada vez más desocupación.

-¿A De la Rúa le falta fuerza?

-Está muy solo y necesita conformar una nueva realidad de poder.

-¿No tiene apoyo interno?

-El Frepaso ya casi no cuenta y el radicalismo, en realidad, le hace una oposición interna. Las críticas más duras que recibió De la Rúa no fueron desde el PJ: las hizo Alfonsín.

-¿Insiste en que no habló de elecciones anticipadas?

-Eso significaría una crisis de tal magnitud que todos debemos trabajar para que esto no ocurra y sea una posibilidad remota.

-¿Hay crisis de gobernabilidad?

-Hay que trabajar para lo contrario. No se debe predecir el apocalipsis.

-Pero Duhalde, el jefe del PJ bonaerense, dijo existe la posibilidad de que el Gobierno se caiga.

-Estoy convencido de que De la Rúa aún tiene margen de acción.

-¿Duda de su continuidad?

-Me lo preguntó antes.

-No me contestó y lo sugirió usted con sus frases ambiguas..

-La respuesta está en su pregunta...

-Sigue sin ser claro...

-Mi respuesta es que me preguntó por la continuidad del Presidente.

Ruckauf se acomodó la corbata y se fue como llegó, sin sonrisas.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.