Ante la grave crisis financiera. El PJ no rompe el diálogo