Suscriptor digital

El PJ posterga su pelea

Los gobernadores dejarían de lado la lucha interna para enfrentar a la Alianza.
(0)
21 de marzo de 2000  

La lucha interna del justicialismo "hibernará" hasta fin de año.

Aunque variaron los términos, ese pronóstico fue brindado a La Nación por cuatro participantes de la primera reunión que el ex jefe del Estado Carlos Menem mantuvo ayer como presidente del PJ con once de los catorce gobernadores peronistas (adhirieron los mandatarios de Córdoba y de Tierra del Fuego, José Manuel de la Sota y Carlos Manfredotti, respectivamente).

El único ausente fue el mandatario de Santa Cruz, Néstor Kirchner, histórico adversario político de Menem.

"Tenemos buenos candidatos presidenciales (para 2003), al Gobierno se le está terminando el período de gracia, ¿para qué destrozarnos ahora entre nosotros?", dijo un integrante de la delegación santafecina.

El encuentro que se desarrolló en la sede del consejo nacional partidario, en la calle Matheu, se transformó en la reunión preparatoria de la entrevista que los mandatarios provinciales mantendrían por la tarde con el presidente Fernando de la Rúa en la Casa Rosada.

Allí no sólo se redactó el documento que después sería presentado a De la Rúa, sino que se acordó abroquelar el Partido Justicialista para enfrentar a la Alianza, pese a que públicamente se dijo que apoyarán los proyectos del programa del gobierno nacional.

Respecto del motivo original del pedido de audiencia al Presidente, decidieron pedir "la descentralización de los programas sociales de la Nación" y expresar "el rechazo a la utilización política de los diferentes planes sociales que se desarrollan en el ámbito provincial por parte del gobierno nacional".

Granillo Ocampo o Cavallo

Después de firmar el documento y de la partida del mandatario bonaerense, en el segundo piso de Matheu se sirvió una abundante parrillada. Allí, los gobernadores del PJexpresaron su preocupación por el resultado electoral en los comicios porteños del 7 de mayo próximo.

La inquietud es tal que anoche, al cierre de esta edición, en el despacho del senador Eduardo Bauzá, los mandatarios se habían reunido con el candidato a jefe de gobierno porteño por el PJ, Raúl Granillo Ocampo. El apoyo a la postulación de Domingo Cavallo sobrevolaba el encuentro.

Fuentes confiables del bloque de senadores del PJ dijeron a La Nación que allí se pediría a Granillo Ocampo que desista de presentar su candidatura para que el peronismo porteño acompañe la fórmula Cavallo-Beliz. Pero los allegados a Bauzá desmintieron tajantemente esa versión y destacaron que la candidatura del ex ministro de Justicia "seguirá en pie".

Uno de los testigos del convite peronista citó las palabras del gobernador de San Luis, Adolfo Rodríguez Saa, como la síntesis perfecta del espíritu de la reunión que los gobernadores peronistas mantuvieron con Menem.

El mandatario puntano mandó "un mensaje a dos puntas -según el vocero-. Dijo que tenemos que dejar de lado la (lucha) interna y los proyectos personales y resaltó que es momento de encolumnarse, pero (también) de que participen todos".

Según su visión, los dardos serían para Ruckauf, Reutemann y De la Sota por sus ambiciones presidenciales, en el primer caso, y para Menem, en el segundo.

Con ese resultado, el intento del ex presidente para recuperar protagonismo político pasó a segundo plano.

La presencia de Menem quedó registrada en la firma del documento en el que se planteó "en forma inequívoca la intención de apoyar la aprobación de las leyes que el gobierno nacional requiera", aunque no se dejó pasar por alto que "el último gobierno de signo justicialista no mereció la misma consideración" por parte de la Alianza.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?