El PJ quiere un presupuesto equilibrado

Legisladores del oficialismo se reunieron con el secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri; desacuerdo por los argentinos
(0)
28 de diciembre de 2001  

Con expresiones de preocupación, los legisladores peronistas abandonaron ayer el despacho del secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri. Las piezas clave del justicialismo en el Parlamento intentaron convencer ayer a Frigeri y a sus asesores de la necesidad de contar con un presupuesto 2002 equilibrado.

Por esta razón, según explicó a LA NACION el presidente de la Comisión de Presupuesto de Diputados, Jorge Matzkin, tal vez deban postergarse algunos de los anuncios de asistencia social y de promoción al empleo que anunció el presidente Adolfo Rodríguez Saá. "No somos liberales, pero somos pragmáticos", se le escuchó decir al titular de la estratégica comisión que debe bendecir las cuentas fiscales del año próximo.

Es que los legisladores que siguen la economía en el bloque justicialista creen que no hay posibilidades de compatibilizar todos los anuncios presidenciales con la necesidad de contar con un presupuesto ordenado, condición clave para sentarse a negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Vamos a buscar un presupuesto con déficit cero", indicó a LA NACION otro de los participantes del encuentro, el senador Jorge Capitanich. "Con un déficit del uno por ciento", aclaró otro prominente diputado. "Al menos que sea un presupuesto genuinamente financiable", terció Matzkin.

-Pero el Presidente hizo una serie de anuncios que generarán más gasto.

-Este es un gobierno de sustentabilidad y origen legislativo, así que vamos a ser muy serios. Hace falta mucha disciplina fiscal -sentenció Matzkin.

Uno de los asesores de Frigeri, Norberto Sosa, dijo anoche a LA NACION que la conducción económica compartía ese objetivo. Además de Matzkin y Capitanich, participaron del encuentro los diputados Juan Schiaretti y Rafael González, junto al senador Oscar Lamberto. Ninguno de ellos se quedó muy conforme. "El Rolo está muy solo", comentó uno de ellos, compungido. Los motivos de preocupación de los diputados se basan en los siguientes puntos:

  • No hay decisión sobre el alcance de la cesación de pagos. Mientras la Secretaría de Hacienda y Finanzas quiere seguir pagando a los organismos multilaterales y los bonos locales, los legisladores afirman que no puede haber discriminación, ya que se les daría una buena excusa a los tenedores de bonos extranjeros para accionar en contra del Gobierno. Si se dejara de pagar por completo, el país se ahorraría US$ 10.000 millones. "No se les puede decir a los acreedores afuera que no vas a pagarles mientras adentro se rifa la casa", comentó uno de los diputados presentes.
  • No hay acuerdo sobre la emisión de la tercera moneda, el argentino. Mientras el presidente del Banco Nación, David Expósito, afirmó que habría que emitir 15.000 millones, Frigeri aún no sabe qué monto sería apropiado y los diputados creen que el techo no debería ir más allá de los 5000 millones de pesos. "Expósito no hace leyes", afirmó Lamberto, mientras que Remes Lenicov -habitualmente moderado- indicó que las declaraciones del funcionario del banco estatal "están fuera de lugar".
  • Los legisladores temen que una fuerte emisión se traduzca en una inflación descontrolada. "Si se emiten 10.000 millones, la moneda se devaluará un ciento por ciento", adelantó uno de los senadores presentes.

    El asesor Norberto Sosa dijo que "no se definirá el monto de la emisión hasta que no se defina la regla", pero aclaró que habrá "prudencia". Al respecto, Remes Lenicov consideró que la creación del argentino debe ser evaluada "juntamente con el presupuesto, que tiene que mostrar cuentas equilibradas".

    En cambio, hubo consenso en torno de un tema importante: la restitución del ajuste del 13% sólo se aplicará sobre las jubilaciones y no en los salarios. También se decidió mantener la suspensión parcial a los planes de competitividad planteada por Cavallo, que generaría un ahorro fiscal de $ 2400 millones. El proyecto del argentino ingresará por Senadores después del martes, el presupuesto será tratado en primer término en Diputados.

    Aunque aún no se acordó el detalle de los números, Capitanich aclaró que se contemplará una proyección de gastos e ingresos menor a los $ 39.000 millones fijados en el proyecto de Cavallo. En ese texto había una proyección de caída del PBI cercana al uno por ciento, pero los legisladores creen que la baja será mayor.

    Las estimaciones que hay en los escritorios de esta cartera indican que, por arrastre estadístico, el PBI podría caer un 6,5% el año próximo, en un escenario sin grandes eventos negativos.

    Frente a la fuerte caída de la recaudación registrada en diciembre, los legisladores se aseguraron que los ingresos de 2002 no arranquen peor. Por este motivo, la semana próxima habrá un decreto que prorrogue la vigencia del impuesto a las ganancias, que caducaba el lunes.

    Luego, esa medida será refrendada por el Congreso, sobre la base de la letra del pacto fiscal entre la Nación y las provincias. Con la sanción de la ley de la nueva moneda y del presupuesto, los legisladores creen que puede sellarse un nuevo acuerdo con el Fondo.

    Se pagan hoy las Letes

  • Los tenedores de Letras del Tesoro (Letes) estarán más tranquilos hoy porque el Gobierno pagará un vencimiento de 440 millones de pesos en este instrumento. Fuentes del Palacio de Hacienda confirmaron anoche a LA NACION que los fondos de inversión se comprometieron a renovar $ 120 millones de los $ 140 millones que tenían en su poder. Otros 300 millones que correspondían al Banco Nación serán renovados por las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP). La diferencia sería compensada con fondos del Tesoro. El default anunciado por el Presidente aún deberá esperar.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.