El PJ se prepara para resistir un ajuste

Los gobernadores prevén que cuando vuelva Cavallo habrá una dura negociación para que la Nación se haga cargo del recorte
(0)
9 de diciembre de 2001  

La tensa espera del resultado de las negociaciones de Domingo Cavallo con el FMI no impidió que los gobernadores del PJ advirtieran sólo en privado que no están dispuestos a apoyar un "ajuste brutal". Tienen la sospecha de que ese organismo se lo exigirá al gobierno de Fernando de la Rúa.

Pero además creen que el ministro de Economía aplicará lo que la mayoría de los justicialistas define como la lógica de "negociar al revés": acordar primero con los organismos internacionales sin apoyo político, volver y plantear al PJ que, si no avala lo pactado, empujará a la Argentina, una vez más, al borde del abismo.

Esta impresión, que se traduce en una acción política cautelosa, pero destinada a prepararse para resistir medidas impopulares, fue confiada a LA NACION por dos gobernadores (uno de una de las denominadas provincias "chicas" y otro de una provincia "grande") y por un hombre considerado clave para el Gobierno.

Gran parte de las llamadas cruzadas que hubo ayer entre algunos gobernadores y los principales dirigentes del peronismo estuvo signada por la misma pregunta: "¿Sabés qué pasó con Cavallo?". Nadie sabía nada y, según pudo saber LA NACION, salvo la reunión del jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, con los gobernadores del Frente Federal, anteanoche, ningún funcionario del Gobierno habló con los dirigentes del PJ.

En medio de esa incertidumbre, en el justicialismo crecía la preocupación por la sospecha de que habría un recorte aplicado al presupuesto del año próximo que treparía a los 4000 millones de dólares. "La gente no aguanta más ajustes", dijo alarmado un importante (por su relevancia institucional) dirigente del PJ.

La oposición intentará evitar pagar el costo político.

Anteanoche, en la suite de un hotel de Puerto Iguazú, donde Colombo se reunió con varios gobernadores, el jefe de Gabinete pidió apoyo político para la concertación que plantea el Presidente y que aún no tiene consenso en los distintos sectores. "¿Eso es con o sin Cavallo?", dijo un gobernador. Colombo respondió sólo subiendo sus hombros, según contaron a LA NACION dos dirigentes que estaban presentes.

Los gobernadores del PJ no quieren hablar por ahora con Cavallo, y sugestivamente ayer el ex presidente Carlos Menem dijo que si hay una concertación con el Gobierno y es conveniente para ello que se vaya Cavallo, "habrá que tomar la medida".

La sensación de que nada está firme en el gobierno delarruista fue con la que se quedaron los gobernadores que estuvieron con Colombo, a quien le dijeron que esta vez no van a "bancar" un ajuste sobre las provincias.

Existe entre los justicialistas otra sensación que se parece a la irritación frente a la "falta de reflejos" del Gobierno por no incluir en la negociación con el FMI a hombres del PJ, ante la crisis que vive la Argentina.

Reaseguro

Ramón Puerta, presidente provisional del Senado, que también estuvo ayer con Colombo, analizó ayer mismo con algunos peronistas una posibilidad (si es que se concreta el ajuste) de abrir una negociación por la ley de coparticipación (que distribuye lo recaudado por impuestos federales entre la Nación y las provincias). Esto significa que se cambie el sistema y que en el futuro las provincias recauden y después remitan los fondos a la Nación. Es una vieja ambición de los gobernadores justicialistas.

En el PJ esperan señales del Gobierno para actuar en caso de que se confirmen los rumores sobre que el ajuste a los salarios de los empleados estatales sea superior al 13%, se arancelen las universidades y se eliminen distintos fondos (como el incentivo docente y el del tabaco). El reaseguro que tienen, según la visión que dio Puerta a LA NACION, es el manejo del Congreso.

Eduardo Duhalde (que reapareció después de tomarse uno días para descansar en Córdoba, en medio de la crisis) cree que el Gobierno no se tomó en serio las negociaciones con su partido y que el problema político de una falta de liderazgo no tiene solución.

Otra fuente del PJ que tiene a cargo una provincia afirmó: "De la Rúa no tiene legitimidad para hacer un ajuste sin pasar por el Congreso".

Pero todas las definiciones dependen de lo que acordó Cavallo con el FMI. Si nada concreto ocurre, en la oposición subsiste la idea de colaborar. Por ahora, con la cautela.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.