Opinión. El Poder Judicial, en resguardo de la propiedad privada