El pulso político. El poder K, ante las primeras rebeldías