El prefecto que robó a Massa admitió contactos con agentes de inteligencia

Díaz Gorgonio le dijo a su mujer que trabajaba en la Dirección de Inteligencia y que el jefe de esa área lo visitó en la cárcel; Berni dijo que sólo se trataba de un administrativo
Marcelo Veneranda
(0)
11 de febrero de 2015  

Por celular, y desde su celda en la cárcel de San Martín, Alcides Díaz Gorgonio le dijo a su mujer que trabajaba en la Dirección de Inteligencia Criminal del Ministerio de Seguridad, le pidió que pase a retirar "sobres" en el edificio de Prefectura y le contó que el director de Inteligencia Criminal de esa fuerza, el prefecto general Gustavo Roque Logozzo, lo había visitado en la cárcel. "El tipo siempre se portó bien conmigo", señaló, según las escuchas judiciales difundidas ayer por Clarín.

Díaz Gorgonio es el prefecto detenido tras ser filmado robando la casa del diputado Sergio Massa, el 20 de julio de 2013, hecho que marcó el cierre de campaña de las primarias bonaerenses de 2013. Ayer, el Ministerio de Seguridad negó que el prefecto integrara el área de Inteligencia, limitó su trabajo a "tareas administrativas" e insistió en que el detenido tenía un vínculo personal y político con el tigrense.

"Soy papá y hasta el día que me muera voy a pelear por mi familia, para saber quién es el responsable político de esto", sostuvo ayer el líder del Frente Renovador, para exigir "que se investigue el libro de visitas al penal y el vínculo de las escuchas" de Díaz Gorgonio.

Esas escuchas fueron ordenadas luego de que la mujer de Massa, Malena Galmarini, recibiera una amenaza telefónica contra la vida de sus hijos. Eso ocurrió el 13 de septiembre de 2014, el mismo día que LA NACION dio a conocer el pedido de elevación a juicio de la causa por robo contra Díaz Gorgonio. La llamada fue a un teléfono fijo del domicilio, conocido por pocos.

Video

Ese dato despertó las sospechas del fiscal Mariano Magaz, que tramita la causa del robo. En una investigación paralela por "amenazas", se descubrió que la llamada había sido realizada por un celular desde el penal de San Martín. La "carcasa" era compartida por seis chips, uno de ellos utilizado por Díaz Gorgonio.

Las escuchas que ayer se conocieron formaban parte de una tercera causa, a cargo del fiscal de Delitos Complejos de San Isidro, Claudio Scapolán, que a partir de las llamadas del prefecto comenzó a investigar si en la Fiscalía 1 de Pilar se estaba armando una cuarta causa, con el supuesto fin de desvirtuar el juicio del robo a Massa.

En ese cuarto expediente, a cargo del fiscal Carlos Washington Palacios, se investiga la denuncia realizada por César Jaunarena, quien ofició de testigo cuando la policía allanó la vivienda de Díaz Gorgonio, donde se encontraron los elementos robados a Massa, que estaban en una caja fuerte, en su dormitorio.

Jaunarena habría denunciado que en el allanamiento se encontró más dinero que el declarado en el expediente: 1200 dólares y 40.000 pesos, además de relojes y joyas. También habría denunciado amenazas.

Fuentes judiciales indicaron que el fiscal Scapolán logró vincular llamadas de Díaz Gorgonio con los actores de la causa conexa de Pilar.

Ayer, en las escuchas difundidas por Clarín, el prefecto le pide a su esposa que lleve una "copia de lo de Jaunarena" a la oficina del director de Inteligencia Criminal de Prefectura, Logozzo. También le dice que Logozzo lo había visitado en la cárcel y que se había portado "siempre bien". En la misma charla, cuando su mujer le habla de hacer "pagos", Díaz Gorgonio le recuerda que ella debe retirar "sobres" en el edificio.

la nacion intentó comunicarse ayer con Logozzo, pero en su oficina indicaron que se hallaba de licencia. Desde el Gobierno minimizaron el rol de Díaz Gorgonio a tareas "administrativas" en el Centro de Planeamiento y Control de la Secretaría de Seguridad, organismo que se disolvió tras el arresto del prefecto.

Hasta 2005, esa oficina se llamaba "Servicio de Inteligencia", según consta en el legajo de Díaz Gorgonio, al que accedió la nacion.

Desde el Gobierno también indicaron que Logozzo podría haber visitado al prefecto porque fue designado "oficial instructor en el sumario contra Díaz Gorgonio que ordenó el secretario de Seguridad", Sergio Berni, quien ayer volvió a vincular al prefecto con Massa.

Lo que en el Gobierno no lograron explicar ayer es por qué el sumario de Díaz Gorgonio, si nada tenía que ver con inteligencia criminal, cayó en manos de Logozzo, quien representa a la Prefectura en la Dirección de Inteligencia Criminal del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Ayer, el Servicio Penitenciario Bonaerense allanó la celda de Díaz Gorgonio. Encontró el celular y el chip denunciados, y desplazó a los agentes a cargo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.