El presupuesto incluirá el aguinaldo

El proyecto será enviado la semana próxima al Congreso; el FMI prevé una caída del PBI del 7% y Economía, del 4,9% La iniciativa contempla un gasto primario de 34.000 millones de pesos El déficit fiscal superaría los 2700 millones Preocupa el rojo de las provincias
(0)
26 de enero de 2002  

El equipo económico presentará la próxima semana al Gabinete y a los líderes políticos del Congreso el proyecto de presupuesto 2002 para su posterior debate en el Parlamento, aseguró ayer una alta fuente de Economía.

En tanto, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo anoche a LA NACION que el pago del aguinaldo "está previsto en el presupuesto. La intención del Gobierno es pagarlo, pero se están analizando detalladamente todos los números". Mientras en la Plaza de Mayo se desarrollaba pacíficamente el cacerolazo, en la Casa Rosada Capitanich repasaba los números con el ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov.

"La verdad que en muchos ítem viene un arrastre negativo que va a impactar en este presupuesto; la situación fiscal de la Argentina es un verdadero desquicio", consideró Capitanich. El problema que enfrenta la gestión de Eduardo Duhalde es el déficit consolidado previsto (Nación y provincias) que rondará los $ 4000 millones. El presupuesto plantea un déficit sólo para la Nación levemente superior a los 2700 millones.

Ayer, después de la reunión de gabinete económico, que comenzó a las 9 y terminó a las 13, la misión técnica del FMI realizó con los funcionarios el primer intercambio de los números estimados para el nivel de ingresos y de gasto primario, este último calculado por el Gobierno en aproximadamente $ 34.000 millones.

El ajuste de gastos que planea Economía muestra casi los mismos números que había planteado el ex ministro Domingo Cavallo: $ 5000 millones por no pagar los intereses de la deuda; $ 2400 millones por la supresión de los planes de competitividad; el recorte del 13% en salarios y jubilaciones estatales; el no pago de la deuda externa (esto sí que no coincide con la gestión Cavallo) y "ajustes parciales en distintos rubros", señaló la fuente de Economía. A esto se agregan los recortes en áreas administrativas y fusión de secretarías. "Estamos haciendo un esfuerzo muy grande -dijo Capitanich-, por eso la proyección de gasto primario de 34.000 millones es muy sostenible."

Los ingresos tributarios sufrirán una merma importante según los datos que maneja Economía y que le fueron suministrados por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP): la caída de la recaudación rondaría el 12 por ciento.

Esto significa que mientras que el año último se recaudaron $ 45.403 millones, este año los ingresos por el cobro de impuestos sería de $ 39.954 millones. El Fondo, sin embargo, planteó sus dudas al respecto y proyecta que la merma será todavía mayor.

Diferencias con el Fondo

Si bien para un integrante del equipo de Hacienda "no existen muchas diferencias" entre lo proyectado por el organismo multilateral y lo que planea Economía, la discusión más fuerte está en las estimaciones que unos y otros hacen respecto de la caída del producto bruto interno (PBI). Mientras en los números oficiales se prevé una contracción del 4,9%, los técnicos del FMI prevén que la recesión será aún mayor: cerca del 7 por ciento.

"Ellos son más cautelosos por el lado de los ingresos porque al ver la economía tan parada, piensan mucho sobre cómo se va a desenvolver el año. No es que nosotros seamos optimistas, porque el producto va a caer, pero estamos trabajando con una proyección del 4,9%. Las diferencias, más que nada, están en la recaudación", dijo la fuente de Hacienda.

Allanado el camino con los gobernadores (se les prometió que no serán centro del fuerte ajuste que reclama el FMI), y decidido que el subsidio a las naftas en la Patagonia y los fondos del tabaco y el eléctrico no serán dados de baja, el presupuesto entró en la fase final de elaboración.

La orden del ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, fue clara: el presupuesto tiene que estar terminado en la próximas horas para que el Congreso lo tenga en su poder la semana entrante.

Por eso, hoy desde temprano el equipo económico en pleno estará trabajando en sus oficinas del Palacio de Hacienda. El Gobierno está decidido a sentarse a negociar una nueva asistencia con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a más tardar los primeros días de febrero, y el presupuesto es el pasaporte para entrar en la sede del organismo, en la calle 19 entre G y H, en Washington.

Dudas del jefe de Gabinete

"El aguinaldo está previsto en el presupuesto. La intención del Gobierno es pagarlo, pero se están analizando detalladamente todos los números (...) La situación fiscal de la Argentina es un desquicio."

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?