Política económica. El presupuesto no convence al Fondo