El primo de Kirchner quiso esconder sus bienes a la Justicia y quedó detenido

Es el primer familiar del ex presidente que termina en prisión; estaba denunciado por beneficiar a Lázaro Báez en las licitaciones de obras públicas de Santa Cruz
Paz Rodríguez Niell
(0)
23 de diciembre de 2017  

El juez federal Julián Ercolini detuvo ayer a Carlos Santiago Kirchner, primo del ex presidente y diez años subsecretario de Coordinación de Obra Pública del Ministerio de Planificación de Julio De Vido.

Carlos Kirchner cumplirá la semana próxima un año de procesado, acusado de haber sido parte de la presunta asociación ilícita liderada por la ex presidenta y de haber defraudado al Estado. Aquel procesamiento fue dictado sin prisión preventiva, pero el juez y los fiscales coincidieron ayer en que "se modificó el escenario que justificó su permanencia en libertad".

Ercolini sostuvo que el comportamiento de Carlos Kirchner se volvió "hostil". Según los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, dio en la causa dos domicilios falsos (uno es una unidad básica abandonada; el otro, la sede del servicio penitenciario federal en Río Gallegos); vació sus cuentas y cajas de seguridad para esconderle su patrimonio a la Justicia, y es dueño de una sociedad que en teoría se dedica a vender pintura al por menor, pero que tuvo un crecimiento patrimonial "exponencial, vertiginoso e injustificado".

La sociedad K-Sanc, que integró con su mujer y sus dos hijos, está sospechada de haber sido un vehículo para lavar dinero. Tiene cinco departamentos en Palermo y uno en Puerto Madero; cuatro propiedades en Río Gallegos -ninguna vinculada a la pinturería- y tres autos de lujo; entre ellos, una coupé Mercedes Benz, relataron ayer los fiscales.

El pedido de detención surgió ayer por la mañana. Cuando se hizo público, después del mediodía, Carlos Kirchner se presentó en la ventanilla del juzgado federal de Ercolini, en el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py. El juez lo dejó detenido.

Esta nueva orden de Ercolini convierte a Carlos Kirchner en el décimo funcionario del kirchnerismo con prisión preventiva. La lista incluye al ex vicepresidente Amado Boudou, a los ex ministros Julio De Vido y Héctor Timerman; al ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini; al ex jefe del Ejército César Milani; a los ex secretarios Ricardo Jaime, José López y Luis D'Elía, y al ex subsecretario Roberto Baratta. De ellos, sólo Jaime está condenado, pero no está preso por ninguna de las causas donde tiene sentencia, como la tragedia de Once. En cuanto a Cristina Kirchner, ella no fue detenida porque tiene fueros, pero tanto el juez Claudio Bonadio como la Cámara sostuvieron que debería estarlo.

Carlos Kirchner fue procesado en la causa que investiga la asignación irregular -y con sobreprecios- de obra pública a empresas del grupo Báez, que recibieron el 80% de las obras viales de Santa Cruz. Esta semana, la fiscalía pidió la elevación a juicio. La cercanía con el juicio oral fue otro de los argumentos de Ercolini para la detención de ayer. Además, el juez sostuvo que "en caso de recaer sentencia condenatoria, esta sería de notable magnitud".

Los motivos centrales que los fiscales Pollicita y Mahiques expusieron para pedir la prisión preventiva fueron tres. El primero, las "maniobras" a las que recurrió para esconderle bienes al juzgado, que le permitieron "sustraer del alcance de la Justicia la suma de prácticamente cuatro millones de pesos".

El 12 de agosto de 2016, la fiscalía pidió la inhibición general de bienes de Carlos Kirchner. Once días después, él visitó su caja de seguridad del Banco Francés, sucursal Reconquista, caja que la Justicia encontró vacía (tenía sólo sobres y banditas elásticas). El 12 de septiembre de 2016, Ercolini citó a Carlos Kirchner a indagatoria y dispuso la inhibición de sus bienes. Un día después, él sacó de sus cajas de ahorro del Banco Nación 548.595 pesos y 120.802 dólares. Las dos quedaron "con saldo cero". Cuando Carlos Kirchner hizo estas extracciones, no estaba notificado de la inhibición (fue notificado el 14 de septiembre), pero los fiscales alegan que él ya conocía la decisión, que se había hecho pública. Ellos recordaron además que Carlos Kirchner también visitó y cerró otra caja del Banco Francés el 13 de diciembre de 2016.

El segundo motivo fueron los domicilios -falsos, según la fiscalía- que le dio a la Justicia. El tercero, los movimientos de dinero de su sociedad, de la que se desprendió cuando la causa avanzaba.

"El panorama descripto -dijo Ercolini-, sumado a los lazos funcionales que tiene como consecuencia del cargo de alta jerarquía que ostentó, me conduce a pensar que cuenta con recursos suficientes, tanto para profugarse como para entorpecer la manda judicial sobre sus bienes".

Ercolini citó en su fallo la llamada doctrina Irurzun, fundamento de muchas de las últimas detenciones. Fue escrita por el camarista Martín Irurzun respecto de De Vido y hace mención a los "lazos" tejidos por los ex funcionarios que podrían seguir "vigentes" y complicar las investigaciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.