El príncipe Guillermo dejó las islas y ya regresó a Londres