El escenario. El problema es la opinión pública, no los medios