El pulso económico. El problema no es el dólar, sino el Gobierno