El Procurador evitó hablar sobre una eventual demanda de los bonistas