El proyecto para dividir la gestión económica en dos ministerios

Alberto Fernández
Alberto Fernández Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Habría dos grandes carteras: Hacienda y Finanzas, y Producción; suenan Nielsen y Kulfas
Gabriel Sued
(0)
17 de noviembre de 2019  

Alberto Fernández solía contar que en 2003, cuando como futuro jefe de Gabinete de Néstor Kirchner le pidió a Roberto Lavagna que siguiera el frente del Ministerio de Economía, el entonces funcionario de Eduardo Duhalde le respondió que aceptaría solo si le aseguraban ser la cabeza de un ministerio fuerte. "No quiero juntar la plata para que se la gaste otro", cuenta Fernández que le dijo Lavagna, y explica que desde ese día entendió la necesidad de tener una cartera económica única, que concentre todas las áreas de decisión.

Esa premisa parece haber entrado en crisis en los últimos días. Convencido de que su gobierno tendrá dos desafíos mayúsculos, como la renegociación de la deuda externa y el desarrollo de un acuerdo económico y social que permita bajar la inflación y estabilizar la economía, el presidente electo llegó a la conclusión de que lo mejor para esta etapa es poner esas tareas en manos de dos ministros diferentes, con dedicación exclusiva para cumplir esos objetivos.

Es por eso que Fernández prevé dividir la gestión económica en dos grandes ministerios: un ministerio de Economía, que reúna las áreas de Hacienda y Finanzas; y un ministerio de Producción, que maneje las secretarías de Industria, Agricultura y Comercio.

El primero de esos ministerios sería encabezado por Guillermo Nielsen y el segundo por Matías Kulfas, según la información que dejan trascender en el comando de la calle Ezcurra al 300, sede de las oficinas del presidente electo en Puerto Madero.

El otro cargo clave en el área económica, la presidencia del Banco Central, recaerá en Miguel Ángel Pesce, exdirector del organismo e integrante del grupo de amigos de Fernández de sus épocas del PJ porteño.

Cecilia Todesca, de extrema confianza del presidente electo y que ejerció un rol de interlocutora con el gobierno saliente, ocuparía un lugar de asesoría, dijeron a LA NACION dirigentes que trabajan en el diseño del nuevo gabinete.

Definiciones

Fernández ya definió su equipo de colaboradores, pero no lo hará público hasta la última semana de este mes o la primera del mes que viene.

El presidente electo entiende que un anuncio anticipado tendría dos efectos nocivos. Por un lado, expondría a sus futuros ministros a semanas de desgaste. Por otro, correría del centro de atención a los actuales funcionarios.

"Puede ser muy peligroso que los ministros de Macri gestionen sin que nadie los esté controlando", dicen en las oficinas de Puerto Madero.

En el entorno del presidente electo aseguran que será un gabinete elegido íntegramente por el jefe del Estado, pero que a la vez tendrá en cuenta los equilibrios internos de la coalición de gobierno.

"Va a haber referentes de todos los sectores del Frente de Todos, pero no con un loteo, los va a elegir Alberto", señaló a LA NACION un dirigente que trabaja en el diseño de la ley de ministerios.

Aunque Fernández se reserva el anuncio, el hermetismo se va rompiendo de a poco. La mayoría de los casilleros ya tiene un candidato fuerte. Hay seis que se daban por descontado antes de las elecciones generales: Santiago Cafiero (Jefatura de Gabinete), Eduardo "Wado" de Pedro (Interior), Marcela Losardo (Justicia), María Eugenia Bielsa (Vivienda), Daniel Arroyo (Desarrollo Social) y Felipe Solá (Cancillería).

A ese lote se sumaron otros que tienen un lugar casi asegurado, según la información que circula en el entorno del presidente electo. Dos de ellos son Vilma Ibarra y Gustavo Beliz, designados por Fernández para encabezar, junto con Cafiero y De Pedro, un proceso de transición que todavía no se inició. La jurista y exlegisladora ocupará la Secretaría de Legal y Técnica, y el exministro de Justicia se haría cargo de la Secretaría de Desarrollo Estratégico, bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete.

En la lista de los casi confirmados aparecen además Gabriel Katopodis y Agustín Rossi. El primero, intendente reelecto de San Martín, quedaría al frente de un ministerio de Obras Públicas o Infraestructura. El actual jefe de la bancada del Frente para la Victoria en Diputados podría volver al Ministerio de Defensa, cartera que encabezó entre 2013 y 2015.

Si se concretara la designación de Rossi en Defensa, Fernández rompería otra de las reglas que se había autoimpuesto: que no se repitan ministros de gestiones anteriores. Ese nombramiento resolvería las tensiones que hoy existen entre el dirigente santafecino y el futuro presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. El jefe del interbloque del Frente de Todos lo elegiría Fernández, en acuerdo con Cristina Kirchner. En el Senado, la palabra de la vicepresidenta será determinante para definir al presidente provisional, segundo en la línea de sucesión presidencial.

Otros que se perfilan para ocupar cargos importante son Diego Gorgal, posible ministro de Seguridad, y la diputada Luana Volnovich, candidata número uno para encabezar el PAMI. Si se concreta esta última designación, La Cámpora quedaría al frente de un organismo con gran "capilaridad territorial", por sus delegaciones en todo el país.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.