El regreso marcó el fin del luto riguroso