El respaldo callejero fue escaso y sin mucho brillo