El reto de un desalineamiento macroeconómico profundo

Eduardo Luis Curia
(0)
22 de noviembre de 2013  

La prioridad económica, dicho globalmente, que el país deberá enfrentar en adelante, es la superación de la restricción externa o de divisas que lo aqueja -con su crasa expresión en el disfuncional cepo cambiario, que la reprime sin superarla, y en el drenaje de reservas-, reponiendo las bases para una expansión más sustentable.

Pero es obvio que aquellos elementos no son hechos aislados. En esencia, y más allá de aspectos más particulares no triviales, son la contracara de un desalineamiento macroeconómico general que ya tomó una significativa magnitud. Mucho influye en esto el abandono, desde hace años, del modelo competitivo productivo de 2002-2007, del dólar alto, el crecimiento sostenido, los superávits gemelos y el desendeudamiento externo ligado a una férvida acumulación de reservas.

Si tal caracterización vale, se instala un enorme desafío. Porque las correcciones deben ser simétricas a los desajustes existentes. Lo que, en principio, remite a un enfoque macroeconómico de alcance tan vasto como riguroso, propio de una terapia mayor. No es verdad, como tantos dicen, que "el" problema de la economía sea la elevada inflación efectiva. Esto es una unilateralidad. En simbiosis con ese problema, talla el de una severa distorsión de precios relativos, o retraso cambiario, que mina el andar de los sectores productores de bienes transables y generadores de dólares comerciales. Luego, cuadra una respuesta integral. Además, asumir esa doble problemática reclama reordenar el frente fiscal y la política monetaria, encuadrar seriamente la política de ingresos y alinear de modo acorde las tasas de interés.

Claro: este tipo de terapias tajantes suscitan contraindicaciones de tenor político y social, en defecto de una convicción general a favor. De ahí, el margen para las variantes gradualistas. Pero así como éstas sortearían aquellas contraindicaciones, corren el riesgo de quedarse a medias. Entonces, requieren de un cierto rigor, mucha consistencia y continuidad. Y el test clave de su viabilidad estará en la dinámica de las reservas, más en términos de resortes sustantivos que de los contingentes y de mera ocasión.

El autor es economista

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?