El pulso político. El retorno de la guaranguería política