El Senado en el pantano de los fiscales