El Senado revisaría decisiones

Los nuevos legisladores recortarían el 13 por ciento de los salarios a los empleados
Gustavo Ybarra
(0)
11 de diciembre de 2001  

En su primer día de funciones, los nuevos senadores dieron señales alentadoras en el sentido de dejar atrás el legado de sospechas y la falta de credibilidad que afecta a la Cámara alta.

Así, en su primera sesión, prevista para mañana, darán marcha atrás con las polémicas decisiones tomadas por el viejo Senado en su última reunión, el 28 de noviembre: volverán a darle vigencia al recorte del 13% en los salarios de los empleados del cuerpo y derogarán la rejerarquización del Instituto Federal de Estudios Parlamentarios, que implicaba la creación de nueva estructura burocrática.

Además, sumarán a estas dos señales una tercera. Votarán la creación de una comisión que tendrá un plazo de 60 días para darle al Senado un nuevo esquema de funcionamiento, más acorde con los reclamos de transparencia que la sociedad les exige a la institución y a la política en su totalidad.

Esto fue lo acordado por el titular provisional del Senado, Ramón Puerta (PJ-Misiones), con los presidentes de las principales bancadas: José Luis Gioja (PJ) y Carlos Maestro (UCR), y con el representante de Fuerza Republicana (Tucumán), Pablo Walter.

Ese cuerpo ad hoc estará integrado por siete miembros (4 del PJ, 2 de la UCR y un provincial), y estudiará cómo reducir las comisiones de trabajo (hoy son más de 60) y la modificación del reglamento para cambiar la costumbre de que los dictámenes se firmen en los despachos de los senadores y no en un plenario de comisión, como ocurre en Diputados.

Es intención de los nuevos legisladores buscar un cambio de imagen en uno de los temas que más dieron lugar a los cuestionamientos de la sociedad al Senado: el de los empleados.

Según las fuentes consultadas por LA NACION, una de las tareas que tendrá la comisión en sus dos meses de trabajo será achicar los gastos que insume el personal transitorio, lo que se traduciría en una sensible reducción de esa planta.

"Lo importante sería apuntar a (reducir) un 20% de los 900 transitorios", afirmó un senador que participó de las negociaciones entre bloques.

A este primer punto de acuerdo para enviar señales de verdadero cambio se llegó tras una serie de reuniones cruzadas de las que participaron Puerta, Gioja, Maestro y Walter.

En esos encuentros, los titulares de las diferentes bancadas dieron su aval a las medidas. Se descuenta que encontrarán rápida aprobación en la primera sesión del "nuevo Senado".

La última de las señales de cambio que se pretende dar en esta nueva etapa que comenzó ayer es la eliminación de estructuras burocráticas, lo que incluye la decisión de eliminar la Secretaría de Acción Social, a cargo del radical Miguel Julio Mamy.

Ese organismo tiene a su cargo la ayuda social y la administración de la guardería de la Cámara alta. La justificación del PJ es que "ya existe un Ministerio de Acción Social y ésa no es una tarea del Senado". El cuerpo se ahorraría así unos 300 mil pesos.

Tal vez para diferenciarse de sus compañeros de bloque, la santacruceña Cristina Kirchner quiso dar un golpe de efecto y, a primera hora, presentó un proyecto de ley para derogar la reforma laboral.

Sorteo y Alfonsín

Para mañana está prevista la sesión para realizar el sorteo de los turnos de recambio que le corresponderán a cada provincia, es decir, a cuáles les tocará un mandato de dos, de cuatro y de seis años, respectivamente.

Además, se terminaría de completar la jura de los legisladores que no pudieron hacerlo en la sesión preparatoria del 29 de noviembre, el día en que Puerta fue designado presidente provisional del cuerpo y primero en la línea sucesoria presidencial.

Si bien todavía restan completarse tres bancas, mañana sólo lo haría Raúl Alfonsín, que prefirió abstenerse de hacerlo con el resto de los legisladores electos porque existían inconvenientes con los diplomas de los representantes de Buenos Aires.

Propuesta de Acción por la República

  • El interbloque de Acción por la República hizo llegar ayer a los nuevos senadores y diputados nacionales un plan para su desempeño en los próximos meses, que incluye, entre otras propuestas: sancionar la ley de presupuesto para 2002, tratar todos los proyectos que el Ejecutivo incorpore en las sesiones extraordinarias, poner en marcha un proceso de reforma política integral, dar ejemplo de austeridad legislativa mediante la toma de decisiones que no dependan de la modificación de ninguna ley, sino de la sola voluntad del Parlamento y controlar al Gobierno en su tarea de perseguir la evasión y el contrabando.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.