El Senado se coló en el diálogo social

Se acordó crear una comisión para discutir sobre empleo, producción y salud
(0)
31 de agosto de 2000  

El escándalo de los supuestos sobornos en el Senado condenó de antemano la reunión por el diálogo social que tanto reclamaron los dirigentes de la CGT oficial. El presidente Fernando de la Rúa y cuatro de sus ministros recibieron ayer en la residencia de Olivos, durante dos horas, a 21 sindicalistas -liderados porRodolfoDaer- que se fueron con un gusto amargo de un encuentro al que calificaron como "protocolar".

"La dirigencia obrera siempre defendió las instituciones y quisimos dejarle en claro al Presidente nuestra intención de que se transparente la situación y se aclare todo tipo de dudas", señaló Daer tras la reunión.

El tema de los supuestos sobornos en las negociaciones para aprobar la ley laboral dominó gran parte de la reunión, según fuentes sindicales.

En el Gobierno se mostraron conformes con la actitud de los gremialistas, que en todo momento expresaron su confianza en la transparencia de los funcionarios del Poder Ejecutivo.

"Sólo si se comprobara semejante delito, algo que todavía parece lejano, la CGT pediría que se derogara la ley laboral", dijo Daer.

Desde el campo sindical, hubo algunas quejas por la actitud un tanto distante del Presidente y de sus ministros. Entre lo que se llevaron de Olivos, se destacó la promesa presidencial de apoyar la creación de una comisión mixta para la producción y el empleo.

Daer sostuvo que esa entidad "comenzará a funcionar a la brevedad", y estará integrada "por el titular de la cartera laboral y representantes de la central obrera". Esa comisión será el ámbito natural para el inicio del diálogo social entre los sindicalistas dialoguistas y elGobierno.

En la reunión estuvieron los ministros Alberto Flamarique (Trabajo), José Luis Machinea (Economía), Nicolás Gallo (Infraestructura) y Héctor Lombardo (Salud).

Reunión cordial

La comitiva sindical estuvo integrada por Luis Barrionuevo, Rogelio Rodríguez, Gerardo Martínez, Reynaldo Hermoso, José Pedraza, Domingo Petrecca, Andrés Rodríguez y Amadeo Genta, entre otros. Estuvieron ausentes Armando Cavalieri, Carlos West Ocampo y Oscar Lescano (están en un congreso en Singapur).

Los dirigentes ratificaron su rechazo a la rebaja salarial a los empleados públicos y al decreto de desregulación de las obras sociales. Además, reclamaron que se lleve a cabo un programa de obras de emergencia para reactivar la construcción, propuesto por el titular de la Uocra, Gerardo Martínez.

"La reunión fue sumamente cordial, salvo cuando se trató el decreto 446, que contempla la desregulación del sistema de obras sociales a partir del 2 de enero de 2001", explicaron voceros sindicales. El ministro Lombardo debió escuchar las críticas casi a coro.

Antes de salir rápidamente para la Casa Rosada, De la Rúa y los ministros se comprometieron a participar de las reuniones de la comisión que se creará, en las que se tratarán temas de empleo, obras públicas y salud.

Y, nuevamente, el escándalo del Senado volvió a ocupar por completo al Gobierno.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?